Buscar

Neuroseguridad: Neurociencias Aplicadas en la Prevención del Riesgo

por Leandro Somaré (Director de Alta Gerencia Internacional - Bolivia) y Oscar Malfitano Cayuela (CEO de Alta Gerencia Internacional)




Vista de puntos y puntos de vista de un nuevo paradigma




El 28 de abril se conmemora el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo su objetivo es promover la prevención de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo.

En un momento particularmente difícil en el cual el mundo se encuentra conviviendo con una pandemia creada por el ser humano, es que consideramos importante realizar una revisión del tema seguridad cero, en la cual consideramos oportunamente la necesidad de incorporar las Neurociencias al proceso de comprensión del comportamiento humano para intentar mejorar los procedimientos existentes hasta la fecha.

Es evidente que el nuevo paradigma de la Administración Post Pandemia, obligará a la revisión de todos los protocolos existentes y recrear nuevas fuentes y formas de prevención del riesgo personal, organizacional y ambiental.

Por lo expuesto, ponemos a disposición una parte reducida del material publicado en el libro NACE el nuevo manager, publicado en 2017, ratificando que Alta Gerencia, hace más de 25 años, marca tendencias.

Aspectos semánticos:

Neurociencias: Conjunto de ciencias que, desde diversos puntos de vista, estudian el sistema nervioso del ser humano, con el propósito de conocer mejor su funcionamiento y comportamiento.

Prevención del riesgo es una posibilidad, medida o disposición que se desarrolla anticipadamente, para evitar que suceda algo considerado daño negativo o amenaza para el perjuicio o daño de una persona, organización y/o ambiente. El objetivo o propósito de la prevención del riesgo, está relacionada con la planificación de medidas de protección que busquen minimizar cualquier evento futuro, que pueda ocasionar daño.

La administración de Riesgos es la disciplina basada en un enfoque estructurado para disminuir la incertidumbre relativa, a una amenaza, a través de una secuencia de actividades humanas que incluye la identificación, el análisis y la evaluación de riesgo, combina los recursos disponibles para el logro de una decisión transitoria, eficiente, para posteriormente establecer las estrategias adecuadas para disminuir el riesgo..

Neuroeseguridad es la disciplina o transdisciplina que promueve una mayor integración de las ciencias o disciplinas con el objetivo de comprender y mejorar el desempeño del comportamiento humano en el proceso de decisorio para proporcionar conocimientos a una persona u organización orientados a la prevención del riesgo.

Preguntas, Afirmaciones y vista de puntos para recrear puntos de vista

Escenario del 2017 actualizado en el mes de Marzo del 2020

La percepción de castigos y recompensas influencia nuestro comportamiento.


La percepción es una creencia que cada persona a su manera la convierte en su realidad virtual o verdad. La información percibida es influenciada por la complejidad, la incongruencia, novedad o sorpresa.


No existe una correlación perfecta entre el entorno real y la información percibida.

La percepción, es un proceso de selección de estímulos procesados por lentes personales propios con los que cada persona construye una realidad.


La percepción es influenciada por límites fisiológicos (punto ciego) y por programas elaborados por el cerebro (ilusiones perceptuales y sesgos de comportamiento)

En el circuito de castigos y recompensas, intervienen los tres niveles cerebrales.

Somos animales sociales, irracionales, emocionales y no reaccionamos ante los peligros de manera reflexiva


Ante hechos inesperados, hasta el cerebro se sorprende.

El primer nivel de respuesta, la emitirá el cerebro primitivo o reptiliano, para ello, utilizará manual escrito de experiencias vividas, que incluye las decisiones que antes se tomaron para sobrevivir.

El segundo nivel de evaluación corresponde al nivel límbico quien la evaluará emocionalmente y elevará su decisión al nivel superior.

El tercer nivel cerebral o corteza cerebral, racionalizará la decisión, desencadenando acciones y generando nuevas experiencias.

La reflexión, corresponde a este nivel de evaluación, que es el encargado de la relación con el futuro y el que realiza los programas decisorios que son archivados en la memoria.

Es decir, considera algo con atención y detenimiento para estudiarlo o comprenderlo bien y luego, aconsejar o inducir a actuar en un futuro de la misma manera.

Durante todo el proceso de evaluación los tres niveles cerebrales interactúan con la memoria en sus dimensión implícita (inconciente) y explícita (conciente) privilegiando el valor de la memoria episódica por sobre la semántica

El status basado en el sentido de méritos personales, es fundamental para el comportamiento seguro….

“ YO TRABAJO SEGURO”

La seguridad es necesaria, pero el riesgo siempre existe.

La distracción es un componente normal del comportamiento humano, nuestro cerebro es un autonavegador solitario durante más del 50 % de su actividad.

“YO ME DISTRAIGO”

¿La certeza sobre una determinada operación sustentada en lo que esperamos de nuestras acciones en el futuro, como ser, “cero accidentes”, ayuda al trabajo seguro?

La propuesta de objetivo de riesgo cero, no quiere significa la total eliminación de los riesgos o peligros, sino la acción posible de corregir o poner bajo control los riesgos o peligros detectados, cuantificados y evaluados; el cero accidente es un objetivo de resultado, que se logra transitoriamente como consecuencia de las interacciones de la prevención, coordinación, seguimiento y control de las acciones humanas, dónde es el ser humano, finalmente, el ejecutor de las decisiones; el riesgo, existe y corresponde al sistema de corrección y previsión de riesgos actualizar y mejorar continuamente su resultado, con la misma plasticidad que el cerebro recrea sus decisiones.

La autonomía y su relación con el control de nuestra propia vida:

“Estas viendo al primer responsable de tu seguridad”

“Por favor pega entonces, una foto de su cerebro”.

Las neurociencias contribuyen a comprender mejor el comportamiento humano.

El cerebro es el responsable de nuestras decisiones

Lo relacionado o vinculado a cómo nos sentimos con la seguridad que los otros nos dan: “Gracias por cuidar mi Seguridad”

Quédate en casa. “Gracias por ser empático y solidario”

El sentido de franqueza: “LA SEGURIDAD ES LO PRIMERO

LA EMPATÍA ES LO PRIMERO.

Ponerse en el lugar del otro, ser uno en el otro

Las predicciones mas precisas del comportamiento frente al riesgo vienen de los aportes de la Neurociencias.

Las neurociencia es un conjunto de ciencias que desde diversos puntos de vista, estudian el sistema nervioso y de cómo este, influye en el comportamiento del ser humano El aplicar estos aportes científicos a los especialistas para que ellos, lo integren y articulen en la vida personal y laboral actualizará sus conocimientos y motivará la evaluación de lo actuado hasta el momento.

El comportamiento primario e inconsciente es generado por el “cerebro primitivo o reptiliano” que tiene el rol principal de la supervivencia, gracias a él, estamos aquí con vida y hemos superado todos los peligros conocidos.



El peligro a lo desconocido tiene un primer filtro perceptual: el cerebro primitivo o reptiliano

Los avances de la tecnología y los cambios de procesos nos evidencias nuevas formas y fuentes laborales, ante ello, el cerebro no registra antecedentes en su memoria emotiva.

Cuando algo nuevo aparece, el cerebro primitivo o reptiliano, no dispone de un manual operativo de respuestas aprendidas.

¿Qué es lo que realmente la Neurociencia puede hacer por la seguridad?

La neurociencia provee el conocimiento que nos faltaba para entender realmente como funciona el cerebro frente a los peligros y por lo tanto entender mejor el comportamiento humano frente al riesgo.

La mayor parte de nuestro comportamiento se basa en reacciones primarias inconcientes, la mínima parte es además percepción consciente es decir que el cerebro responde antes de tomar conciencia de lo que se trata.

El cerebro primario o reptiliano, interactúa con el nivel límbico emocional y la corteza racional; pero su velocidad de circulación y toma de decisión es 250 más veloz que la de la corteza racional. Peligro, temor, miedo. Quietud o Defensa o Ataque u Observar o huir o pelear. Hice, luego razono lo que hice.

Es el sistema inconciente el que actúa en caso de “emergencias”, es el que genera reacciones impulsivas para estimular cuando no se planea y piensa en el futuro

El sistema de planeamiento de las acciones se localiza en la Neocorteza, allí el ser humano desarrollo su capacidad de programar acciones relacionadas con el futuro.

El cerebro primitivo o reptiliano es el que primero actúa en situación de emergencia.

Los seres humanos gustan de verse a si mismos como sujetos racionales, lógicos y que controlan sus sentimientos. Esto en situaciones críticas es falso y la neurociencia tiene una vasta literatura que lo evidencia.

Somos instintivos, emocionales y racionales, en este preciso orden.

En situación de emergencia, nadie inicialmente piensa si está bien vestido para la ocasión

Esta demostrado que ante un riesgo determinado y preciso, la habilidad de actuar automáticamente “sin pensamiento conciente“ (camino corto de decisión) nos protege de los peligros de manera más rápida que las demoras que nos produce el pensamiento conciente del camino largo. Estas reacciones son producidas por el cerebro primitivo o reptiliano en primera instancia y luego por el cerebro emocional, medio o límbico.

Pasamos de la supervivencia a la superación instinto emotiva.

El cerebro a través de su evolución ha construido un conjunto de sesgos o laberintos con los cuáles disminuye el tiempo en la toma de decisiones, pero esos sesgos, no son siempre válidos y en situaciones de peligro mortal, si se equivoca, chau… hasta la próxima vida.

El cerebro es un especialista en la construcción de sesgos que desarrollen atajos para decisiones rápidas.

Si las mismas son correctas o no, si sobrevivimos, las analizamos

Prepárense para una nueva batalla, todo esto que escribimos, será demorado y despreciado por los grandes intereses económicos del negocio mundial de la seguridad y la capacitación

Estamos tomando conciencia de que el inconciente existe como un modo continuo de funcionamiento cerebral y que la certeza es una realidad caótica.

El peligro, se transformó en temor y este en miedo, el imprevisto existe, ahora lo llaman “pandemia”. El peligro somos nosotros, los seres humanos

Ahora hay que elegir de que lado se juega, nosotros ya nos pusimos la camiseta de la Neurociencia. ¿Usted se anima a probársela? Nos gustaría que luego de ello, se la deje puesta.

En materia de fútbol todos somos Directores Técnicos, por más estudiosos que seamos, debemos comprender que el partido no lo jugamos solos.

Percibimos, peligros, que transformamos en emociones positivas o emotivas, generamos acciones, basadas en hechos pasados, que la memorias semántica, episódica y repetitiva acumulan la experiencia para ser utilizada nuevamente para subsistir.

Estamos convencidos que con la aplicación de las neurociencias comprendemos mejor el comportamiento humano en sus diferentes roles de la vida.

“Ante el peligro, el ser humano busca la seguridad; el cerebro la encuentra en la memoria de la subsistencia; si se equivoca en la elección, otros habrán aprendido de ello”

Finalmente, somos seres instintivos y emoracionales, que conocemos muy poco acerca de nuestro comportamiento.

Material completo publicado en el libro: NACE un nuevo manager. Editorial Alta Gerencia. 2017. Ver en https://www.altagerenciainternacional.com

A partir del mes de Agosto del 2020: Diplomatura de Neuroseguridad: Neurociencias Aplicadas en la Administración de la Prevención del Riesgo.

Ver en https://www.altagerenciainternacional.com/capacitacion-y-consultoria

0 vistas

Tel: (54-9) 11-4504-5382

Cel: (54-9) 114-447-5519

oscar@altagerenciainternacional.com

Contacto
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Icono negro LinkedIn

© 2019 by Oscar Malfitano Cayuela.